Olivier según Olivier – Silvia Fischman

by Gurdjieff Grupos
8 meses ago
174 Views

Nathalie de Salzmann de Etievan, contaba que cuando Olivier tenía 5 o 6 años el Sr Gurdjieff le regaló un libro con una dedicatoria que decía:
“Pequeño Olivier, trabaja, trabaja y trabaja.” Esta anécdota la contaba siempre.Algunas características:
En los restaurantes miraba la carta de postres, leía… y finalmente elegía, para no pedirlo ni comerlo.
Cuando llegó a Buenos Aires, extrañaba a sus nietas, a las que quería entrañablemente.
Ese hombre con pasión por el trabajo, al que consideraba lo mismo que la vida me enseñó a no temerle a la verdad que sacaba frente a mí como un espejo y un arma al mismo tiempo que confiaba se convertiría en el poder de una guerrera si estaba así, dispuesta a enfrentarme a una fuerza disparada en mí, contra mi ego, mi vanidad y mi orgullo en todas sus formas.
Yo me enojaba con él, y luego lo llamaba y le agradecía lo cual lo hacía reír mucho.
Nos llamaba al presente, a tratarnos con gentileza, a una atención de la que carecíamos.
Curiosamente la risa sanadora sobrevolaba todo el trayecto. Y si trataba de retomar un tema que habíamos compartido y abandonado por distracción decía “ESTÁ MUERTO”.
El interés en uno mismo; el estado de pregunta; la búsqueda de la verdad; en el presente; “basta ya de esta pistolada” era la frase con que nos despertaba una y otra vez.
LA VERDAD INCISIVA Y QUIRURGICA. El servicio. Si uno lo llamaba su pregunta era “¿en qué te puedo servir?” Aprender a amar el servicio.
Diferenciar ser un cuidador de ser alguien a quien el otro le importa. A Ser.
El amor como manifestación de sobrecogimiento y respeto al misterio, viviendo con intensidad este momento en el corazón.
Gracias por tu legado, del cual nunca seré lo bastante digna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *